ANTOLOGIA POETICA QUEVEDO, FRANCISCO DE

Nota media 8,13 Muy bueno 23 votos 1 críticas

Resumen

Esta colección, nacida hace 25 años y proyectada con destino a estudiosos, estudiantes y lectores exigentes, ha dado a conocer en textos impecables, basados en las primeras ediciones o en manuscritos autógrafos, las obras y autores más significativos de la Literatura española. La limpieza y autenticidad del texto es una condición imprescindible en Clásicos Castalia. SUMARIO: Quevedo y su tiempo (8) Introducción (19) 1. El marco histórico y literario (19) 1.1. Historia y sociedad (19) 1.2. Arte y literatura (21) 2. Quevedo y su obra (25) 2.1. Perfil humano (25) 2.2. La obra de Quevedo 2.2.1. Obras festivas (31) 2.2.2. La vida del Buscón (31) 2.2.3. Fantasías satírico-morales (32) 2.2.4. Obras políticas (34) 2.2.5. Obras ascéticas y filosóficas (35) 2.2.6. Teatro (36) 2.2.7. Traducciones (37) 3. La huella de Quevedo (38) 4. Presentación de la poesía de Quevedo (40) Bibliografía (43) Documentación gráfica (45) Nota previa (51) Antología poética (53) Poemas metafísicos, morales, religiosos, etc. (55) Poemas amorosos (121) Poemas satíricos y burlescos (149) Documentos y juicios críticos (247) Orientaciones para el estudio de la Poesía de Quevedo (263) I. Poesía diversa (265) II. Poesía amorosa (271) III. Poesía satírica y burlesca (277) IV. Final (283) Índice de primeros versos (285).

1 críticas de los lectores

10

Es lugar común que el Quijote es la obra más grande nuestras letras y Cervantes nuestro máximo autor. Lo primero bien puede ser cierto; lo segundo lo sería si no hubiera existido Quevedo. Don Francisco ha sido el Mago de la lengua castellana, el que ha dominado un vocabulario más extenso y ha sabido combinarlo con una maestría inigualable en prosa, verso y todo tipo de géneros: desde poemas metafísicos a otros reveladores de sus angustias más íntimas, de coplillas satíricas al más profundo lirismo. Sólo él pudo ser el mejor en describir la decadencia del Imperio Español en un solo soneto (Miré los muros de la patria mía / si un tiempo fuertes ya desmoronados...) y, a la vez, componer el soneto de amor más desaforado que quizá se haya escrito (Cerrar podrá mis ojos la postrera / sombra que me llevare el blanco día /... / serán ceniza, más tendrá sentido / polvo serán, mas polvo enamorado). Polvo enamorado. Lo más.

hace 11 años