EL CAMINO DEL TABACO CALDWELL, ERSKINE

Nota media 8,22 Muy bueno 9 votos 6 críticas

Resumen

Es casi imposible interrumpir la lectura de esta obra cuando se ha leído la primera página. La violencia feroz de los párrafos iniciales seduce irremediablemente: nada tiene de gratuito ni de inevitable y participa, pues, de lo trágico. Es la violencia de la historia general de los hombres sobre su destino individual. Erskine Caldwell, que fue peón en las plantaciones de algodón, sabe de qué está hablando; y como experimentado guionista de cine, sabe cómo exponerlo. Se trata de una de las mayores novelas americanas. Erskine Caldwell (1903-1984) fue periodista, jugador profesional de fútbol americano, corresponsal de guerra, plantador de algodón y otras muchas cosas, antes de dedicarse profesionalmente a la literatura. En los campos de Augusta, en el estado de Georgia, el algodón ha dejado de cultivarse y los campesinos se han trasladado a la ciudad para trabajar en las hilanderías. Jeeter Lester, el personaje central de El camino del tabaco (1932), es un blanco pobre, heredero arruinado de una extensa propiedad, que en tiempos de su abuelo había sido próspera. Por desidia y enraizamiento, él no ha abandonado sus tierras, de las cuales es sólo el arrendador, y mantiene la inútil esperanza de que al llegar la primavera, si consigue un pequeño préstamo, podrá comprar unas semillas de algodón y alquilar una mula para reavivar el añorado cultivo. Su mujer, Ada, con quien ha tenido diecisiete hijos, mata el dolor que le produce el hambre mascando tabaco y la abuela, ignorada por todos, se arrastra sigilosamente, como un animal, por los matorrales en busca de raíces y leña. Una hija y un hijo todavía viven con ellos: Ellie May, de 18 años, voluptuosa y con un labio leporino que ahuyenta a los hombres de su lado, y Dude, de 16, corto de entendimiento. Los demás han abandonado el hogar. La decadencia económica en su representación más miserable se empareja con la vileza moral, expresada por los personajes con sus actitudes mezquinas, racistas y grotescas. Los paisanos de Caldwell, como también sucedió con Faulkner, lo consideraron un traidor al describirlos como unos seres primitivos, y "El camino del tabaco" fue anatematizado por las bibliotecas de su ciudad. El escritor alegó que la obra era sobre todo un rechazo a la literatura de “claro de luna y magnolias” que se hacía en el sur.

6 críticas de los lectores

8

Una novela dura, que describe, el período transitivo de, la economía estadounidense que, reemplazo al antiguo modelo agrícola colonial para, empezar a desarrollar, la industrialización del Sur de Estados Unidos. Los colonos, personas sencillas, adaptadas a su padrón de vida, descontentes y retrógrados ha, la implementación de los cambios, no aceptaran que tendrían que cambiar, o morirse de hambre en el campo.

hace 3 meses
9

Una narración excelente,con la situación del personaje principal muy dura .Muy recomendable

hace 3 meses
8

Cuando lo lees desearías que solo se tratase de ficción literaria, una historia inventada para atraer al lector. Las dudas te empiezan a surgir cuando, al leer la sinopsis, compruebas que los personajes de este libro están inspirados en los vecinos de Caldwell. Carentes de moralidad alguna y estúpidos, me hizo surgir un sentimiento de pena , y no por las penurias que pasan, sino por la imbecilidad y amoralidad que denotan en cada uno de sus actos. Muy recomendable.

hace 2 años
9

Con grandes dosis de humor e indignación y en un tono más bien irreverente en algunos momentos, especialmente en el personaje de Bessie"la Predicadora", que no goza de muy buena fama, Caldwell describe a la inolvidable familia de Jeeter Lester su novela más famosa.. .<<<>>> Un amplio fragmento en la página: http://www.epdlp.com/texto.php?id2=8371

hace 3 años
9

Otra magnífica representación del sur profundo de los EEUU. Personajes desolados, abandonados a su suerte, que apenas logran sobrevivir en una tierra que se cae a jirones y a pedazos. Atraso, incultura, dejadez y patetismo. Todo ello conforma una región cruel y sin escrúpulos, en la que a los más desfavorecidos sólo les queda la ilusión de soñar despiertos. Bastante notable.

hace 4 años
8

Muy buena aunque bastante dura. Me he pasado todo la lectura sorprendido y escandalizado por como son y por como viven estos personajes. Profundamente estúpidos, ignorantes, vagos, insensibles, con taras físicas y mentales, son unos paletos de la peor especie. Por argumento me ha recordado a Steinbeck, la diferencia es que con los personajes del Premio Nobel te identificas y sufres con ellos sus penalidades, mientras que con los de esta novela es imposible sentir empatía, son demasiado imbéciles.

hace 4 años