EL ENTIERRO DE GENARÍN LLAMAZARES, JULIO

Nota media 7 Muy bueno 4 votos 1 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialALFAGUARA
  • Año de edición2015
  • ISBN9788420419213
  • ISBN digital9788420410647
  • Idioma Español

Resumen

Nueva edición ilustrada de un título emblemático de Julio Llamazares.
El día de Jueves Santo de 1929, cuando Genaro Blanco Blanco moría atropellado por el primer camión de la limpieza que conoció la ciudad de León, dio comienzo una leyenda que continúa viva hasta nuestros días. Pellejero de profesión, habitual de los bajos fondos de la ciudad, devoto del orujo, de las timbas y de los prostíbulos, su muerte fue tan sonada que pronto se creó una cofradía integrada por poetas y bohemios de la noche y dedicada a honrar su memoria. El entierro de Genarín es la crónica de esta leyenda, el evangelio apócrifo en el que se relatan la vida y los milagros del célebre pellejero, el irónico homenaje a un vividor que se ha convertido al pasar del tiempo en el santo de los borrachos y los bohemios. Entre la picaresca y el esperpento literario, dos géneros típicamente españoles, Julio Llamazares traza en esta obra -su primera obra narrativa, recuperada ahora por Alfaguara e ilustrada con grabados del pintor Antonio Santos- un magnífico y divertido retrato de la insólita y provocadora procesión que cada noche de Jueves Santo recorre las calles de León.

1 críticas de los lectores

6

No faltan personajes que adornen la historia de las viejas ciudades castellanas, pero Genarín, el pellejero de León, es uno de los más singulares. Genarín conocía las calles leonesas como la palma de su mano, las tabernas más ilustradas -si hay rastro de ilustración en las tabernas- y los lupanares más singulares. Por sus venas corrían las mismas proporciones de sangre que de orujo, y estaba desbebiendo lo bebido cuando "la Bonifacia", el camión de la basura, lo aplastó contra la muralla una madrugada de Jueves Santo. Algunos de sus conocidos, gente zumbona y sandunguera, le convirtieron en el santo de los bajos fondos y comenzaron a celebrar una procesión bañada por el orujo, que, pese a haber estado prohibida, aún se sigue celebrando. LLAMAZARES, esta vez en edición de lujo, recrea la vida y la muerte del borrachín de León y el origen de tan apostólico varón, siempre con un sentido del humor encomiable: Carretera, carretera, carretera de los Cubos, murallas con alhelíes tapias de barro crudo donde murió Genarín, el comprador de pellejos, frente a aquellos muros truncos, frente a aquellos muros viejos. Por aquella carretera donde pellejos hay tantos, comprando los mismos iba un día de Viernes Santo sin pensar el pobrecillo le fuera a matar un auto pegado a los murallones, con el capullo en las manos, pues, según dicen las crónicas, dicen que estaba meando.

hace 4 años