EL GRAN TEATRO MUJICA LAINEZ, MANUEL

Nota media 8 Muy bueno 2 votos 1 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialAUSTRAL
  • Año de edición2000
  • ISBN9788423973804
  • Idioma Español

Resumen

En una noche de 1942, mientras la guerra europea alcanza su punto álgido, la alta sociedad bonaerense asiste a la representación de Parsifal en el teatro Colón. Con la ópera como telón de fondo, Mujica Láinez va desvelando el complejo entramado de sueños y frustraciones que une a los asistentes a la velada: matriarcas octogenarias, jóvenes lánguidos, damas aburridas, los eternos trepas, mujercitas de la alta sociedad... cruzan miradas de amor y odio en un laberinto de vanidad y refinamiento, mentira e inocencia. EL GRAN TEATRO, trasunto del gran teatro del mundo, ofrece una visión nostálgica y profunda a la par que frívola e irónica de aquel mundo opimo y contradictorio de la oligarquía porteña en su momento cenital y último.

1 críticas de los lectores

8

Otra gran obra de uno de mis autores favoritos. En ella se juntan varias cosas que amo, lo cual lo hace aún más disfrutable: la ópera (aunque no me gusta Wagner en particular), el Teatro Colón donde ocurre la acción (uno de mis lugares preferidos de Buenos Aires y del mundo), la novela histórica y la escritura de Manucho. En el marco de una representación de una ópera de Wagner en el Teatro Colón, se encuentran varios personajes de la aristocracia porteña, algunos personajes no aristocráticos y en el medio, los "quiero y no puedo". La verdadera acción no transcurre en el escenario, sino debajo (aunque hay algunos paralelos entre la trama y la vida de los espectadores), donde todos miran al resto, especulan, tejen intrigas, amores, rupturas, planes de ascenso social, etc. Por momentos con tintes de comedia de enredos, pero la historia es más bien tragicómica. Mientras que unos pocos melómanos van efectivamente a ver la obra, la gran mayoría va a ver y a ser visto y los momentos más intensos se dan en las interacciones sociales de los entreactos. El final es previsible, pero como bien aclara el epílogo, es intencional, para dejar en suspenso deliberado al lector de cómo terminará la historia.

hace 3 años