Resumen

«El rey leproso no pretende ser una novela histórica. Lo único que pretende, salvando las abismales distancias, es convertirse en un relato al estilo de Los Tres Mosqueteros o El Conde de Montecristo, con los que la genialidad de Alejandro Dumas cautivaba a sus lectores aprovechando las lagunas de información que suelen rodear a ciertos hechos históricos a base de dar vida a unos personajes a caballo entre la realidad y la ficción, y que en ocasiones acababan por ser tan de carne y hueso como aquellos que se han convertido en polvo siglos atrás.» A. Vázquez-Figueroa.

3 críticas de los lectores

7

Otro libro muy ameno y entretenido de este autor. Hay que tomarlo como lo que es: una novela, y no pretender rigurosidad histórica. Sorprendente final que deja a la imaginación del lector el destino de los personajes. Un final abierto para una segunda entrega, ¿por qué no? Lo recomiendo.

hace 2 años
8

Acabado " El rey leproso " de Alberto Vázquez Figueroa. Es una novela que pese a ser histórica, creo que tiene poco de histórica. Trata sobre Sebastián de Portugal, llamado el "rey leproso", sobrino de Felipe II, el cual marcha a Marruecos a batallar y allí es derrotado, y herido. Los bereberes lo esconderán en un oasis y allí, antes de que vuelvan estos un truhán llamado Aníbal Anibaldi lo encontrará, su parecido con el rey será el que de origen al desarrollo de la novela y comenzará una historia que te engancha de un Rey que fue el más amado por su pueblo. El autor crea una trama en el que llega un momento, en que no sabes quien es quien. Divertido,ameno y de fácil lectura, y con algunos toques de humor. Eso si,quien busque una sería novela histórica no la va ha encontrar aquí, pero vale la pena.

hace 7 años
4

De lo peor que he leído de Vázquez-Figueroa. Está en la línea de tantos autores españoles que no hacen más que criticar la monarquía de Felipe II y por ende de todos los Austrias, que si leyenda negra, que si acabó con todos los que le podían hacer sombra en su reinado, etc. Todavía no he llegado a ver a ningún autor francés que critique con tanta ferocidad a Francisco I ni sus incontables felonías, pero claro, a nosotros nos gusta ser más papistas que el papa. Y, claro, Vázquez-Figueroa no podía ser una excepción.

hace 8 años