Resumen

En el año 248, Roma se prepara para celebrar en gran esplendor milenario de su fundación, tras haber conseguido establecer la paz con los persas de Oriente merced a la hábil gestión de los embajadores imperiales. Uno de estos emisarios es Félix de Lusitania, que regresa de su misión en Tesifonte después de haber arrostrado todo tipo de peligros. La inquietud vital de Féliz le lleva a ser protagonista en un momento crucial de la historia: el declive del Imperio Romano.

1 críticas de los lectores

6

Al igual que la primera parte, este libro cuenta con una narrativa envolvente, en esta ocasión se da más vida a los personajes, y se narra con más detalle.

hace 8 años