Resumen

Vladimir Nabokov no podía escribir una autobiografía corriente, y "Habla, memoria" lo demuestra. A través de una serie de relatos largos, Nabokov, con el pretexto de contar su vida, construye un libro tan ameno, original, divertido y estilizado como sus novelas. Nabokov rememora aquí sus meditaciones infantiles en el retrete, sus vacaciones en la finca campestre de la familia, sus amoríos adolescentes con Tamara en los museos de San Petersburgo; narra las peripecias de su huida de las huestes de Lenin y de su exilio europeo; escribe un homenaje a la honestidad política de su padre y a la belleza y ternura de su madre; pero lo que menos importa son los temas, porque de lo que se trata al fin y al cabo es de celebrar un festín de ingenio e inteligencia, de mordacidad despiadada y de nostalgia desgarradora, y en el que Nabokov es fiel a los consejos que daba a sus estudiantes de literatura: «¡Acariciad los detalles! ¡Los divinos detalles!»

2 críticas de los lectores

7

No me he introducido con buen pie en la literatura de Nabokov. No he conseguido conectar con su estilo. Su prosa es rica y bonita pero aburrida y sin alma. Encima me ha caído gordo, algo tiene de snob egoista y pedante que hace que me resulte muy antipático. En lo que son las memorias, mas de la mitad del libro pertenecen a su niñez y me han resultado insustanciales e intrascendentes, propias de un niño que tiene una vida cómoda y sin complicaciones en el seno de una família aristocrática y privilegiada. El último cuarto del libro es algo mas interesante, con la revolución rusa y su vida en el exilio hasta que emigra a Estados Unidos, pero tampoco mejora demasiado, aparte de que no cuenta practicamente nada de su labor como novelista. Me queda la sensación de que Nabokov evita los temas que pueden resultarle mas interesantes al lector (desde luego que la caza de mariposas no es algo que apasione a mucha gente), quizá por pudor de mostrar sus sentimientos en público. Espero que sus novelas sean otra cosa.

hace 3 años
9

Logra efectos extraordinarios con su prosa,como casi ningnun otro escritor.

hace 7 años