LA CASA DE LOS SIETE TEJADOS HAWTHORNE, NATHANIEL

Nota media 6,93 Bueno 12 votos 3 críticas

Resumen

El gran crítico y poeta T. S. Eliot dijo una vez que la mejor novela escrita en inglés era La casa de los siete tejados de Nathaniel Hawthorne, uno de los dos grandes novelistas norteamericanos del siglo XIX, el otro sería Herman Melville. Ahora ofrecemos una nueva traducción de este gran clásico, de esta novela sobrecogedora, ejemplo máximo del gótico americano. En los últimos años del siglo XVII, en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, el venerable coronel Pyncheon decide construirse una ostentosa mansión en el lugar donde antes se había levantado la cabaña de Mathew Maule, un hombre oscuro y terrorífico que había sido condenado por brujería en un juicio presidido por el coronel. El día de su ejecucuón, de camino al cadalso, Maule había señalado al coronel y le había dedicado una maldición: ‘Dios le hará beber sangre’. El día de la inauguración de la casa, Pyncheon muere repentinamente. Y el infortunio se perpetuará en sus descendientes.

3 críticas de los lectores

8

Novela con un suspenso muy ligero, pero con unos personajes muy bien desarrollados. Una trama simple y un final inesperado y bien logrado. Y te hace pensar si de verdad las maldiciones afecta a toda una familia o son las maldades de sus miembros lo que acarrea las desgracias en ella.

hace 4 meses
6

Después de leer la sinopsis esperaba una novela más terrorífica o más misteriosa. Solo hay unas pocas pinceladas de eso. Me ha gustado de todos modos porque me he encariñado con los personajes (también he odiado a alguno) y la historia de esa familia me ha resultado interesante. A pesar de que no ha llevado el rumbo que esperaba he disfrutado leyéndola y me ha gustado cómo la ha resuelto.

hace 2 años
6

Es un libro interesante, aunque en realidad apenas pasa nada y en ocasiones puede hacerse un poco lento. Lo más destacable son los retratos psicológicos de los personajes, y el enfrentamiento entre los pecados heredados del pasado y la posibilidad de huir de ellos. Aunque parte de una maldición familiar que se transmite de generación en generación, en realidad son los comportamientos codiciosos y egoistas los que se transmiten de generación en generación, y los responsables de todos los males. La conclusión final parece abogar por la necesidad de "limpiar" la sangre maldita, para eliminar la maldición y, posiblemente, eliminar también los malos hábitos heredados.

hace 8 años