LA IRA DE LOS ÁNGELES BELL, ALDEN

Nota media 5,25 Regular 4 votos 2 críticas

Resumen

Nacida una década después de la aparición de los primeros zombis, en un mundo donde la civilización apenas sobrevive en enclaves dispersos, Temple ha pasado sus escasos quince años de vida entre esas criaturas; sabe cómo evitarlas y, en caso de que acaben cruzándose en su camino, sabe también cómo matarlas. Pero también es consciente de que algunos humanos pueden resultar mucho más temibles que los muertos vivientes. Tras pasar unas semanas escondida en un islote frente a la costa suroeste de Estados Unidos, Temple regresa al continente y es adoptada por una de las comunidades humanas que subsisten a lo largo del país. Pero una noche asesina a uno de sus miembros que intentaba violarla y se ve obligada a huir. Así se inicia una persecución en la que Temple deberá escapar de Moses, el vengativo hermano del difunto, pero también de sus propios demonios.

2 críticas de los lectores

7

¿Me gustó? Sí, me gustó, pero no por lo que uno podría esperar en un libro de zombis. El apocalipsis zombi descrito en esta novela es sólo una excusa para lo que realmente quiere contar. En primer lugar el estilo narrativo es fascinante, esa forma de incorporar los diálogos dentro de las mismas descripciones me encantó y nos permite descubrir a uno de los mejores personajes con los que me he encontrado: Temple. Ella es una adolescente de quince años que no alcanzó a conocer el mundo antes de su destrucción. Viaja sola, cargando con una serie de pérdidas que la han convertido en una mujer hecha y derecha antes de tiempo, con una escala de valores tan alta, que casi resulta incomprensible considerando el entorno en el que ha crecido. Temple no busca asentarse con grupos de sobrevivientes, a pesar de que encuentra varios en su camino. Su búsqueda es mucho más profunda y se enfoca constantemente en comportarse acorde a códigos morales que tampoco comprende, asombrándose en la belleza de las pequeñas cosas que un mundo devastado aún puede ofrecer. Probablemente, Moses Todd, quien la persigue debido a que ella mató a su hermano por accidente, sea el único que la entienda. Por lo mismo, me llegó a exasperar su tozudez al no querer cambiar el objetivo que los une. Odié el final, no porque sea malo, sino por ese sentido de inevitabilidad que últimamente acompaña a todas las novelas de este género que he leído, y que no me deja ponerle una nota más alta, como sin duda se merece este libro.

hace 3 años
3

Sinceramente, esperaba más de este libro. Cierto es que intenta ofrecernos una visión diferente del mundo zombi, más intimista y con menos acción, pero se queda corto. Hay personajes (exceptuando el principal) que están vagamente definidos y pasan de puntillas por el libro. A esto hay que añadir situaciones poco creíbles para una niña de 15 años: eliminar a una veintena de zombis casi sin pestañear es un ejemplo... En fin, es un quiero (bien escrito) y no puedo.

hace 6 años