MATEMOS AL TÍO O’GRADY, ROHAN

Nota media 6,33 Bueno 3 votos 2 críticas
  • GéneroVarios
  • EditorialIMPEDIMENTA
  • Año de edición2014
  • ISBN9788415979111
  • Idioma Español

Resumen

Barnaby Gaunt tiene diez años y acaba de quedarse huérfano. Solo y desamparado en la vida, ha de vivir con su tío, por lo que viaja a una preciosa isla remota de la costa de Canadá, llena de amables ancianitos y donde hay hasta un policía montado. A primera vista, todo indica que le espera un verano perfecto. Salvo por un pequeño problema: su tío está tratando de matarlo. Heredero de una fortuna de diez millones de dólares, Barnaby se cansa de decirle a todo el mundo que su tío, un hombre misterioso y aterrador, anda detrás de su herencia, pero nadie le cree. Nadie salvo Christie, una niña rara y de poco comer, que llega a la conclusión de que Barnaby solo puede detener a su demoniaco tío de una manera: matándolo primero a él. Y así, con la ayuda de Una Oreja, un puma salvaje a quien los isleños atormentan desde hace años, Christie y Barnaby traman un plan infalible.

2 críticas de los lectores

7

No me parecido una gran novela pero, aunque resulte paradójico, lo he pasado muy bien leyéndola, es muy entretenida y simpática. Todos los personajes (menos uno, claro está) han acabado ganándose mi afecto, si es que hasta el puma y los malditos niños han acabado resultándome entrañables. Está claro que no soy tan ogro como me gustaría ser.

hace 1 año
8

“Matemos al tío” es una obra clásica de la literatura canadiense que, sin embargo, no ha sido traducida al español hasta ahora, más de medio siglo después de su publicación. La acción tiene lugar en una pequeña isla en la que la vida transcurre de forma apacible hasta la llegada de dos niños, Barnaby y Christie. Al principio no congenian, pero pronto se convierten en inseparables, en parte porque son los únicos niños de la isla, en parte porque Barnaby le revela su gran secreto: su tío, que es su único familiar vivo, quiere matarle para hacerse con su herencia, que asciende a diez millones de dólares. La única forma de evitarlo es matar a su tío antes, y los dos niños comienzan a planear el crimen. Rohan O'Grady – seudónimo de June Skinner – da forma a una historia ingeniosa y divertida, y a la vez siniestra y oscura. Los personajes están perfectamente perfilados, llenos de claroscuros, y resulta curioso lo entrañables que llegan a resultar en ciertos momentos. Además de a los pequeños conspiradores, cabe destacar el personaje del sargento Albert Coulter, Policía Montado severo pero de buen corazón, que ha de soportar las no pocas quejas que generan los niños. “Matemos al tío” es una novela gótica de culto, llena de chispa y protagonizada por unos pequeños aprendices de asesinos a los que es imposible no coger cariño. Es una gozada de lectura.

hace 4 años