MI ANIMAL PREFERIDO ERES TÚ GABARRE, JOSÉ

Nota media 10 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

José Gabarre, nacido en la antigua Bolskan un día 13 de agosto. Es licenciado en Historia por laUniversidad de Zaragoza, con estudios de postgrado en “Ciencias de la Antigüedad”, especializándoseen mitología céltica (“El unheinlich de la divinidad: Cú Chulainn, el Aquiles céltico”). En la actualidad esprofesor de secundaria, habiendo sido publicados sus poemas en varias revistas, como Turia, El Ecode los Libres, Eclipse, etc. Cuenta con dos poemarios “La ebriedad de las estatuas” (Ed. Eclipsados) y“Mi hambre negra” (Ed. Quadrivium), asimismo compagina la actividad editorial en la Los Bigotes delPotemkin, a lo que se que suma el proyecto musical Sendero Oculto, con fuertes reminiscencias a JoyDivision y al grunge de principios de los años `90.

1 críticas de los lectores

10

En Mi animal preferido eres tú poco importa desentrañar la anécdota personal narrada, ni es imprescindible la comprensión individual de las imágenes con que nos bombardea, al modo de aquellos órganos de Stalin que hostigaban las posiciones nazis. Lo fundamental es la verdad poética que desea transmitir. “Hoy he decidido que no soy una réplica exacta de un ser humano” afirma, y a través de esa búsqueda constante de sí mismo y su autenticidad, unida a la descripción metafórica de su entorno y del devenir histórico en el que se siente inserto, dibuja un retrato atemporal donde el propio autor se incluye, al modo de Velázquez en Las Meninas, contemplando la escena y nuestros rostros estupefactos de actores/ espectadores en el desvaído reflejo del azogue. Por: MIGUEL CARCASONA. Mezclar a Tiziano con Mi animal preferido eres tú no es un devaneo inconsecuente ni aun un capricho estrafalario intelectual, al estilo justamente de los que gustaban en el Renacimiento o de muchas letras de canciones del Rock&Roll. Una línea poético-mistérica aparece en el transcurso del libro de José Gabarre: el amor y los cuerpos en torno al amor como rito, la lluvia como ceremonia tántrica de la melancolía histórica que contiene cada átomo que ya el Barroco inoculó en los actos de seducción y amor, el punto cero, (como define Fernández-Mallo), el del vuelo de las tórtolas, en el que nos encontramos si retrocedemos al tiempo anterior a cualquier forma de memoria, que siempre nos mediatiza y también nos sostiene y nos salva. Por: LUISA MIÑANA

hace 1 semana