Aumentan un 5% las ventas en Sant Jordi

Aumentan un 5% las ventas en Sant JordiLos catalanes compraron durante el pasado día de Sant Jordi 1,6 millones de libros, lo que supone un 5 por ciento más que el año pasado, con una facturación de 19,3 millones de euros, frente a los 18,4 de 2013, según se ha dado a conocer hoy durante el bautizado como «Brindis de Sant Jordi».

La conselleria de Cultura junto al Gremio de Libreros y de Editores ha convocado por primera vez este acto en el Palau Marc, en el que se ha hecho balance del pasado día 23 de abril y se ha ratificado la clasificación de los libros más vendidos, a partir del informe de ventas de LibriData, que ya incluye los datos de los puntos de venta a pie de calle.

«L’analfabeta que va salvar un país» (La Campana), de Jonas Jonasson, encabeza la ficción en catalán; «Las tres bodas de Manolita» (Tusquets), de Almudena Grandes, es el número uno en ficción en castellano, mientras que en no ficción en catalán está «Cuina amb Joan Roca», de Planeta, y de no ficción en castellano «Yo fui a EGB», (Plaza & Janés), de Javier Ikaz y Jorge Díaz.

El presidente del Gremio de Libreros de Cataluña, Antoni Daura, ha considerado que se ha «llegado a un punto de inflexión en las ventas» después de unos años de retroceso y ha subrayado que el informe de LibriData pone de manifiesto que se vendieron el 54,69 % de ejemplares en catalán y el 45,31 % en castellano.

Durante ese día, se vendió al menos un ejemplar de un total de 22.571 títulos y, aunque una de las noticias más esperadas de la jornada es la lista de los libros más vendidos, en realidad esas diez obras que componen la clasificación suponen únicamente el 7,26 % del total de ventas.

En su discurso, Daura, ha valorado la jornada del día 23, pero ha hecho, sin embargo, una reflexión sobre que el sector debe ser «capaz de reinventarse» y ha apostado a favor de «unas reglas del juego claras y aplicadas con rigor, evitando malas prácticas y el intrusismo profesional».

A la vez, ha demandado «líneas de financiación específicas más claras para el sector» y ha recordado que a finales de mayo se celebrará un Congreso de Libreros en el que se abordarán estas cuestiones y se abogará en favor de la «cooperación» porque «es la única manera de aparecer en los nuevos escenarios».

El presidente de la Junta del Gremio de Editores de Cataluña, Daniel Fernández, se ha pronunciado en el mismo sentido y ha aseverado que existe la sensación de que «se ha dejado de cavar el pozo», pero ha alertado para que no se baje la guardia ante un único día al año de buenas ventas.

«Al conseller le diría -ha proseguido- que este primer brindis de hoy no sea un brindis al sol y que las buenas ventas hayan sido el aperitivo de una cierta recuperación».

Antes del brindis con todos los asistentes, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha remarcado la necesidad de que los índices de lectura en Cataluña se equiparen a la media europea, puesto que mientras un 68 % de europeos dice leer al menos un libro al año, en Cataluña esta cifra es del 65 %.

Admitiendo que hay problemas por resolver como el de la piratería, el conseller ha considerado que la administración pública debe ir de la mano del sector del libro y del de la educación, y ha mantenido que hay que conseguir que haya más lectores «que lean con más frecuencia.

En el acto, además de los principales editores y libreros de Cataluña, se encontraban algunos escritores como Andreu Martín, Josefa Contijoch y Agustí Pons, así como el decano de la Institució de les Lletres Catalanes, Francesc Parcerisas.

Barcelona, 28 abr (EFE)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *