Nota media 7,3 Muy bueno 10 votos 4 críticas

Resumen

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga hacer inventario de los libros de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel, ya fallecido. Ansiosa por reconstruir la curiosa historia de la casa, pronto descubre que la isla tiene otro habitante: un oso. Cuando se da cuenta de que este es el único que puede proporcionarle algo de compañía, surgirá entre ellos una extraña relación. Una relación íntima, inquietante y nada ambigua. Gradualmente, Lou se va convenciendo de que el oso es el compañero perfecto, que colma todas sus expectativas. En todos los sentidos. Será entonces cuando emprenda un camino de autodescubrimiento. A pesar del impacto que causó su publicación, Oso se alzó con el Governor General’s Literary Award en 1976 y está considerada una de las mejores (y más controvertidas) novelas de la literatura canadiense.

4 críticas de los lectores

6

Cuando acabé esta extraña novela no supe muy bien qué había leído... y puede que ahí resida el encanto de "Oso". Una historia peculiar, diferente, rara, sencilla, narrada también de manera muy particular, como a trompicones, que al final te deja buen sabor de boca. O no.

hace 1 año
7

Mi reseña aquí:
http://erasejm.blogspot.com.es/2017/04/oso.html

hace 2 años
6

Novela no muy extensa -171 páginas- y bastante peculiar, que en el momento de su publicación fue muy controvertida por su argumento.
La protagonista es Lou, una mujer de la que no se sabe la edad -al avanzar en la lectura se deduce que es más joven de lo que parecía-, que trabaja como archivera en un Instituto Histórico. Cuando dicha institución recibe como legado de un desconocido una isla remota en el norte de Canadá y sus edificaciones –una de las cuales contiene una gran biblioteca con documentación relevante-, será ella la encargada de desplazarse al lugar y valorar su contenido.
Y casi como una Robinson Crusoe, la vida gris y rutinaria de Lou da un vuelco desde el instante en que se instala en la isla de Cary, donde le esperan muchas sorpresas, empezando por la casa con la que se encuentra y lo que será más trascendental, el oso del que tendrá que hacerse cargo y del que nadie le había advertido.
La historia se desarrolla con sencillez y narra el día a día de la protagonista: la catalogación de los documentos que encuentra en la biblioteca –con algunas interesantes referencias literarias-, la exploración de la isla –con maravillosas descripciones de la naturaleza- y la relación tan especial e íntima que establece con el oso. La estancia en la isla –aislada del mundo, en libertad y sin prejuicios-, el contacto directo con la naturaleza, su amistad con el oso… serán para ella un camino de autoconocimiento, de ordenarse a sí misma a la vez que organiza la biblioteca.
Con este libro he tenido alguna sensación ambigua. Mientras leía creía que la trama estaba sucediendo en un tiempo pretérito- finales del siglo XIX pensaba yo en un principio-, en cambio, las pocas referencias temporales que hay en el libro son mucho más cercanas, y calculo que en realidad la historia se desarrolla entre mediados del siglo XX y la fecha de publicación de la novela (1976). Lo mismo me ha pasado con la protagonista, la sentía de otra época, pero luego su comportamiento era mucho más moderno. Esta falta de concordancia me ha descolocado un poco. Creo que se puede deber a la ambientación de la novela, una isla solitaria al norte de Canadá, la nada habitual herencia, la ausencia de fechas sobre el presente… todo parece trasladarte a un pasado remoto que en realidad no es tal. O quizá incluso fuera intención de la autora dar una imagen abstracta del tiempo, como si la trama pudiera situarse en cualquier época.
Es una novela muy bien escrita, descriptiva, narra los hechos como son, sin hacer una valoración moral; eso sí, no hay grandes dosis de acción, se lee de una sentada pero tranquilamente. Me ha gustado pero no me ha entusiasmado, no sabría decir porqué, quizá le ha faltado chispa. No obstante sí que la recomendaría, me parece una lectura curiosa e interesante.

hace 3 años
7

Es una novela extraña, diferente, de las que se recuerdan por su argumento. La relación con el oso es explícita, no ahorra detalles, pero no hay nada truculento, enfermizo o pervertido. Esto todo narrado con delicadeza y naturalidad. Es como una especie de comunión de la protagonista con la naturaleza que conduce a un proceso de cambio y superación personal. Me ha gustado sin llegar a entusiasmarme.

hace 4 años