Nota media 6 Bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

A la sombra de un castillo templario, a través de los túneles de una excavación minera, de una cueva maravillosa y recorriendo las amplias dehesas donde se cría el cerdo ibérico, un hombre con el agua al cuello, junto a su hijo, intentarán crear una fiebre del oro para atraer huéspedes a su pensión. Pepita, la primera novela en solitario de Pablo Carbonell, propone un viaje entre el humor surrealista y la dignidad humana. Una novela repleta de humor en la que el desfile de personajes –un empresario de la industria porcina, un vaquero a la búsqueda del secreto de la vida, un sacerdote codicioso, un árabe tras el tesoro de sus antepasados–, nos llevarán a la conclusión de que el único tesoro que alberga la tierra es el amor de la protagonista, Pepita, una mujer cuyo valor es no tener precio. Una historia de codicia y romanticismo en el agreste escenario de un pueblo hundido por el cierre de una explotación minera.

1 críticas de los lectores

Cuando en un pueblo minero donde las minas sólo son un lejano recuerdo se encuentran la necesidad, la falsa moral, la prepotencia y la holgazanería más cochambrosas y unos amores torticeros, no queda otra que encomendarse a Pepita.
¿Sobrevivirá a los esguinces mentales de su padre y de su hermano y a los descabellados planes de ambos para salvar la economía familiar y local? ¿Se zafará de un pretendiente atocinado y de las "concretas" de su indeseable futura suegra?
Con su socarronería habitual y su humor ácido, Carbonell novela la peor de las crisis sufrida por los españoles: la crisis de valores.
Sus destartalados personajes, presas fáciles de las bajezas y malas intenciones que trae consigo un futuro incierto, forman parte de una sociedad que chorrea la grasa de la desvergüenza a todos los niveles. Protegida por el paraguas de la dignidad y por el amor al trabajo, Pepita será la única en no empaparse de inmundicia.
Más que ante una novela, nos encontramos con un auténtico y genuino paseíllo de comedia donde la risa está asegurada. Aquellos que pretendan encontrar la excelencia literaria deben abstenerse y buscar en otro lugar, en otro libro.
PEPITA es desenfado, chiste inteligente pero también casposo y, sobre todo, una crítica destructiva con humor y amor en la que Carbonell es un personaje más. Es en este punto, en las continuas intervenciones del autor, donde la novela pierde fuelle. Bajo mi punto de vista, tanto cameo literario no es recomendable. (Jorge Trujillo, 20 de mayo de 2019).

hace 4 meses