Resumen

En Pantano de sangre, la novela anterior, el lector descubrió que la muerte en África de Helen, la mujer de Pendergast, no había sido un accidente. Pero lo que averiguará en este libro es aún más asombroso. Pendergast y Judson Esterhazy, el hermano de Helen, viajan a Escocia para disfrutar de unos días de la caza del ciervo en los Highlands. La intención de Pendergast es obligar a Judson a revelarle todos los secretos de Helen y de su muerte. Pero Judson tiene otro propósito: matar a Pendergast. Un día de niebla espesa los dos se adentran en una zona pantanosa y Judson aprovecha la ocasión para pegarle un tiro en el pecho a Pendergast y dejarlo hundido en el lodazal. Sin embargo, antes de abandonarlo, le espeta estas palabras: «Helen está viva». Judson da por muerto a Pendergast e informa a la policía del accidente. Pero esta no consigue encontrar el cadáver. De vuelta en los Estados Unidos, Pendergast lucha desesperadamente por averiguar la verdad sobre Helen, la mujer a quien quizá nunca conoció. Descubre que la lengua materna de Helen fue el portugués, que nació en Brasil, que su tío había sido el médico nazi de un campo de concentración y, lo más aterrador de todo, que tuvo que fingir su muerte porque, si no, lo que le esperaba era aún peor. Helen está intentando esconderse de una organización maléfica que utilizará a Pendergast para llegar hasta ella.

4 críticas de los lectores

9

Este es el segundo libro de la trilogía de Helen. Si el primero ya recordaba a los primeros libros del agente Pedergast (para mí los mejores) este está incluso un poco por encima. Se atan cabos sueltos del primer libre, entran en escenas personajes conocidos de anteriores entregas y acaba con un final bastante emocionante. Tal vez muchos de los misterios que nos planteaban los autores en el primer libro quedan resueltos, pero quedan suficientes tramas abiertas como para desear con ansias leer el tercer libro de esta fantástica trilogía. Resuemiendo, en este libro volvemos a encontrar lo mejor de Preston y Child.

hace 10 meses
7

Segundo libro de la trilogia protagonizada por el agente Pendergast y sobre la misteriosa muerte de su mujer. Entretenida pero es de las más flojas.

hace 2 años
6

Al igual que pasa con la trilogía de Diógenes, este libro es un puente entre el primero y el tercero (espero). Cierra algunos temas abiertos en Pantano de Sangre, pero dejando la mayor parte para el tercero. Aún así resulta un libro entretenido, apareciendo personajes de anteriores libros (Constance, Connie, D'Agosta, Laura...) que le dan el contrapunto a Pendergast. Deseando ver cómo acaba esta trilogía.

hace 3 años
7

No me he leído el anterior ni el posterior pero no hace falta, los autores refrescan la trama lo suficiente para no sentirte perdido. Por lo demás, lo esperable, misiones imposibles pero muy entretenido, estos dos tienen tanto oficio y el personaje es lo bastante potente para dejarte llevar sin grandes pretensiones, eso si, pura distracción que está el ambiente muy tenso.

hace 3 años