Resumen

Lee Goodwin es acusado de asesinato. El escenario del crimen es una casa oculta entre los árboles que alberga una destilería ilegal. Allí viven, entre otros, Ruby, una mujer que ha renunciado a todo por Lee, y Popeye, un sádico gánster marcado por una infancia terrible. El abogado Horace Benbow lucha para que Goodwin no sea juzgado por ser quien es, sino por los actos de los que le acusan. Una historia escalofriante en la que caben toda la fuerza y la originalidad del genial novelista estadounidense.

8 críticas de los lectores

9

Todavía molesto, con el mal sabor que me dejó la lectura de “La vida está en otra parte” de Milan Kundera, decidí leer “Santuario”, la obra que dio a conocer a William Faulkner al gran público, publicada originalmente en 1931, tratando de dilucidar si era yo, como lector, el que no había logrado comprender la genialidad de la obra de Kundera, porque estaba influenciado por lo que los “genios” les denominan best seller, o simplemente, porque no andaba de humor para tantas honduras literarias. Primero: Debo de reconocer que batallé para entrar a la trama de la novela de Faulkner. Al inicio existen demasiados personajes en dos escenarios desiguales: una casa donde un gánster apodado como El Popeye destila whisky ilegal y la Universidad de Oxford, ambos escenarios en el estado de Missisippi. Segundo: cuando entendí que lo que estaba leyendo era una novela negra de altos vuelos, mezclada un poquito con un thriller judicial, todo fluyó más fácil. “Santuario” se apoderó de mi atención, de mi concentración, de mi voluntad; y gracias a la genialidad de Faulkner, los personajes adquirieron presencia, nombre y carácter. La verdadera protagonista de la novela es Temple Drake, universitaria, guapa, rebelde, hija de un juez, que buscando un poco de diversión, llega a la destilería ilegal que comanda el Popeye, personaje siniestro y perverso, mutilado cerebral y físicamente desde su nacimiento. Como personaje, un gran antagonista de la historia. Ahí, ocurre un asesinato, una violación un tanto extraña, y un secuestro, que termina en una especie de trata de blancas (literalmente), donde un complice del Popeye - Lee Goodwin- es acusado del asesinato. Interviene en su defensa un pusilánime abogado, Horace Benbow, que busca que Temple testifique a favor de su defendido. La novela de Faulkner fue considerada en su época como perversa, como una alegoría del mal que mostraba las relaciones corrompidas de una sociedad sin bases morales un un universo del mal. Cuenta la historia que el autor nunca estuvo satisfecho con “Santuario”, a pesar de que fue la novela que lo condujo a la fama. Para mi, “Santuario” es una obra maestra de la novela negra. “Santuario” es una novela que a pesar del tiempo, continúa vigente, y que me hace pensar, que a pesar de todo, no soy un lector en la búsqueda de textos fáciles.

hace 3 semanas
6

Impresión mixta: estructura irregular, con cabos sueltos quizás voluntarios, para una trama enrevesada en la que cuesta introducirse.

hace 2 años
8

Muy buena novela. Sabido es que los libros de Faulkner son de dificultad lectora variable. Santuario (a propósito, no caigo en el porqué de ese título) es de fácil lectura, no tiene ninguna complicación. Tiene elementos de novela negra y de thriller judicial pero con el añadido de la enorme calidad literaria de Faulkner se convierte en otra cosa distinta. La ambientación es oscura, sórdida, desesperanzada. Hay escenas con mucha fuerza, una en concreto es de las que no se olvidan, en principio es horrible, luego se descubre que es peor. Pero no todo es amargo, también cabe el humor aquí, hay un par de capítulos bastante graciosos. Los personajes también son excelentes, desde Popeye el asesino despiadado, pasando por Temple la jovencita estúpida, hasta Horace el abogado que quiere hacer lo que es correcto pero choca contra la incomprensión de una sociedad podrida.

hace 3 años
6

He incursionado en Faulkner para conocer la técnica, que destacan en él, muchos escritores de la actualidad. Para ser la primera obra que me toca leer de este autor, debo admitir que por momentos si me sentí sintonizando la historia y captando, claramente, las diferentes personalidades de los protagonistas. Fue un flujo de emociones y sensaciones: indignación, asco, risas y análisis constante de su manera de contar historias. Pienso leer más de él.

hace 3 años
8

Popeye es uno de mis antagonistas favoritos que he leido. este libro lo lei por relajo durante una epoca y luego regreso a mi debe ser porque queria que lo terminara de leer .Faulkner con cada personaje de santuario muestra las problematicas y como es realmente vivir en el sur de estados unidos

hace 4 años
9

Aunque argumentativamente ya no nos pueda escandalizar ni sorprender, "Santuario", del genial William Faulkner, sigue siendo una extraordinaria novela que todavía subyuga e hiere. Como lector pude encontrar en ella numerosas cualidades narrativas; pero también áridos silencios que te arrebatan y te enarbolan si eres bastante perspicaz: es más importante a veces lo que se elude y no se muestra explícitamente, que lo que verdaderamente se cuenta o se transmite. Una marejada rasposa y febril, que deja bien a las claras que el mal está casi siempre por encima de lo que consideramos el bien. Y que nos arrastra y que nos pisotea sin ningún tipo de contemplaciones. Faulkner deja sin lugar a dudas su sello: dando condición de verdad a lo excesivo, a lo grotesco y a lo escabroso. Un sur sombrío y en descomposición, en el que se despiertan los más deleznables y horrorosos apetitos de los que se pueda regodear o atracar la humanidad. Una alegoría sucia y asquerosa a la putrefacta maldad. No me extraña que multitud de autores siguieran la senda marcada por este escritor de talento tan sin igual.

hace 4 años
9

Novela peculiar y bastante escabrosa. William Faulkner bucea en los aspectos más repulsivos y deplorables del alma humana, el contrabando de alcohol (prohibido en aquellos años en EEUU, pues la historia se centra en mitad, final de la Ley Seca), violaciones, asesinatos ... Faulkner tiene la habilidad de frenar en estos temas en el momento oportuno, sin abusar o regodearse en ellos. Cuesta no sólo adentrarse en la trama sino también se complica seguir el hilo de la historia, cada detalle, cada personaje son fuertes y muy decisivos para llegar al desenlace de la historia. Nos sitúa en mitad de la nada, en una casa que alberga una destilería ilegal, allí descubrimos a unos personajes más que peculiares, entre ellos, Lee, Ruby, y al enigmático, frío y calculador Popeye, este último te deja con una sensación de desasosiego, sientes su mirada pegada a tu propia espalda, haciéndote palpar el miedo desde las primeras páginas. Una novela sin lugar a dudas muy recomendable, de gran intensidad y con un lenguaje bastante enriquecedor.

hace 5 años
8

Como siempre Faulkner hace el buen uso de ir mezclando diversas historias y personajes, lo cual a su vez hace que crezca la intriga y te atrape la historia. Y por otro lado el misterio siempre presente le da ese aire enigmatico a sus historias.

hace 8 años