UNA HABITACIÓN PROPIA WOOLF, VIRGINIA

Nota media 7,85 Muy bueno 55 votos 3 críticas

Resumen

En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. Son muchos los repliegues psicológicos y sociales implicados en este ensayo de tan inteligente exposición; fascinantes los matices históricos que hacen que el tema de la condición femenina y la enajenación de la mujer en la sociedad no hayan perdido ni un ápice de actualidad. Partiendo de un tratamiento directo y empleando un lenguaje afilado, irónico e incisivo, Virginia Woolf narra una parábola cautivadora para ilustrar sus opiniones. Un relato de lectura apasionante, la contribución de una exquisita narradora al siempre polémico asunto del feminismo desde una perspectiva inevitablemente literaria.

3 críticas de los lectores

7

Añado el comentario del libro que hice para una clase (inicialmente escrito en inglés) "Una habitación propia" es un ensayo escrito por Virginia Wolf en 1929. En este trabajo, la escritora recopila y amplía las ideas principales de las conferencias que dio un año antes en dos colegios de mujeres de la Universidad de Cambridge. Esta universidad fue el germen del llamado Bloomsbury Group. El libro, considerado como uno de los primeros textos feministas, analiza las razones por las cuales había tan pocas escritoras en ese momento. Para llegar a sus propias conclusiones, la autora investigó sobre otras mujeres que la precedieron en el arte de la literatura. Ella también inventó un personaje, Judith Shakespeare, la hermana imaginaria del gran escritor. A diferencia de su hermano William, ella habría tenido que quedarse en casa, privándola de una buena educación. Por lo tanto, a pesar de tener el mismo talento, nunca pudo haber cumplido su sueño de ser una buena escritora. Las conclusiones de Wolf sobre su investigación son muy enfáticas: las mujeres deben enfrentar las restricciones sociales y la pobreza asociada con el género femenino. Judith también era pobre porque no manejaba su propio dinero, primero su padre y luego su esposo lo hizo. De lo contrario, si una mujer tiene suficiente dinero y una habitación tranquila para escribir, podría ser tan buena escritora como un hombre. Como ensayo, el punto más fuerte de este libro no es la trama o los personajes. Ninguno puede ser clasificado como intrigante o apasionante. A veces el lector puede sentir que no se conecta con las circunstancias descritas. Sin embargo, el texto es absolutamente estimulante, al menos para las mujeres de hoy, que han encontrado una sociedad más justa e igualitaria gracias a las mujeres que nos han precedido. Por lo tanto, recomiendo este libro para todos aquellos interesados ??en los avances de la sociedad y en particular del movimiento feminista.

hace 7 meses
8

Mi reseña: https://misgrandespasiones-rosa.blogspot.com.es/2018/03/una-habitacion-propia-virginia-woolf.html

hace 1 año
8

Tenía muchas ganas de leer este libro desde que leí hace tiempo una biografía de Virginia Woolf para niños editada por Hotel Papel (que recomiendo encarecidamente). Además, cuando vi este edición tan tan bonita, no pude resistirme a comprarla. En esta ocasión, no se trata de una novela sino de un ensayo. En él, la autora prepara una conferencia sobre la mujer en la literatura, y para ello se ayuda de un personaje ficticio, que no tiene nombre, para, representandose a si misma, investigue sobre las distintas autoras femeninas de obras literarias, iniciandose en el S. XVI hasta el XX. Asi como las referencias masculinas de las capacidades de las mujeres para la literatura. Es un libro muy cortito, que según mi opinión, toda persona con una mínima sensibilidad feminista debería leer. Además, la forma de escribir de Virginia Woolf es una maravilla, y este caso no es una escepción. Así pues, ya estáis tardando en ponerlo en el listado de libros pendientes. Admás, como he comentado antes, esta edición de Austral en cartoné es muy muy bonita.

hace 2 años