Resumen

Toda actividad humana consciente es motivada. Después de muchos años de estar dedicado al estudio teórico y a la investigación motivacional, he llegado a concluir que este es el principio más importante y más general que la investigación científica ha formulado acerca de la motivación. Pone en evidencia un hecho simple pero fundamental de la existencia humana: no hay actuación consciente e intencional de las personas que no esté determinada motivacionalmente. No significa esto que la motivación sea el único o el más importante determinante de la conducta. Hay otros también esenciales como las habilidades y los conocimientos, pero siempre hay y habrá un determinante motivacional de las actuaciones de las personas en todos los contextos de su vida. Mi propia visión y síntesis personal, además de mi experiencia como consultor, me han llevado a identificar varios principios motivacionales esenciales. Todos ellos soportados de modo implícito por los modelos teóricos más relevantes y desarrollados de los que dispone el saber científico actual sobre este tema. Quisiera a continuación proponerlos al lector de este libro para llamar su atención sobre tres asuntos: (a) que la motivación es un fenómeno complejo, muy diverso y no aprehensible por el solo sentido común de un jefe o un gerente; (b), que no existen fórmulas o recetas motivacionales de aplicación universal y (c) que este importante esfuerzo de Jaime Lopera y Marta Inés Bernal logra demostrar las dos afirmaciones previas e introducir al lector en las complejidades de esta realidad, de modo sencillo, didáctico, ameno, pero sin caer en la explicación ingenua ni en la receta que presume contener una solución universal. 1. Toda actividad humana consciente es motivada. Este principio sugiere, entre otras cosas, que no sólo está determinada motivacionalmente la conducta favorable, positiva, lícita o conveniente, sino también las actuaciones ilícitas, inconvenientes o indeseables de las personas. Supone esto que la motivación no solo se refiere a los comportamientos deseables y que muchas actuaciones inconvenientes de las personas en el trabajo pueden y suelen estar motivadas organizacionalmente. 2. La motivación es un fenómeno psicológico altamente privado y subjetivo. Implica esto que existen abundantes diferencias individuales en la motivación y en las actuaciones que promueve un motivador. Por tanto, personas altamente motivadas para realizar una misma actividad pueden estar bajo la influencia de muy distintos motivadores. No obstante, la cultura y el clima organizacional de las empresas inducen consensos y similaridades motivacionales. 3. La motivación no es visible directamente, solo se puede inferir a través de la conducta y del desempeño humano en los diferentes contextos de la vida. Esta inferencia debe hacerse con criterios científicos dado que una misma conducta puede estar determinada por diferentes motivadores o por combinaciones de ellos. Esto implica que el diagnóstico motivacional y la intervención no deben realizarse sobre la base de supuestos, creencias o intuiciones de sentido común. 4. Existen motivadores intrínsecos que son condiciones internas de las personas que promueven, desde dentro, su desempeño y su conducta. A este grupo corresponden los valores, las expectativas, los intereses o motivos como el de logro y de poder. También hay motivadores extrínsecos como los incentivos económicos, los premios y bonificaciones, las posibilidades de promoción. Los estudios de Deci pusieron en evidencia que la motivación intrínseca es más eficaz y duradera que la extrínseca, además promueve autonomía, recursividad, creatividad, autoestima y reduce la dependencia y la externalidad. Por contraste, la motivación extrínseca es de corto plazo, específica para un tipo particular de acción o desempeño, induce dependencia y pérdida de autonomía y, principalmente, convierte el desempeño en una mercadería que se condiciona a la cantidad y oportunidad del motivador. Naturalmente que cada modelo científico desarrolla y valida principios explicativos específicos, de los que hay abundancia en la literatura especializada. Los cuatro elementos generales que hemos referido nos ayudan a mostrarle al lector que el tema es complejo y que no puede existir una sola explicación y menos un método universal de tratamiento y de manejo. Esto precisamente es lo que encontrará en el escrito de Jaime y Marta Inés: un conjunto de criterios, experiencias y reflexiones que ponen en evidencia de modo claro y sencillo la complejidad de este aspecto de la condición humana. Pero también que muestra observaciones, sugiere enfoques y principalmente confronta al lector con la necesidad de la reflexión crítica sobre prácticas administrativas corrientes, sobre las que muy raramente se conocen sus efectos ciertos. No tenemos la menor duda acerca de la importante y oportuna contribución de este esfuerzo. Cuando se presumen y se dan por supuestas tantas cosas sobre el ser humano en nuestras empresas, aún en las mejores, este escrito viene a proponer una reflexión motivacional distinta de la que sugieren los escritos técnicos. Parte de realidades y hechos sencillos, evita el lenguaje de expertos, siempre incomprensible para quienes no lo son y llama la atención sobre los asuntos esenciales de la motivación para el trabajo. Felicitamos a los autores y le garantizamos al lector una buena dosis de aprendizaje sobre un tema tan importante como desconocido y complejo.