EL ESCRITOR SALE A MATAR. Morirás mañana 1 BAYLY, JAIME

Nota media 5,8 Regular 5 votos 1 críticas

Resumen

El escritor Javier Garcés tiene los días contados. Ahora ya no le importa la curiosa combinación de éxito y mala fama que constituye su fortuna; solo desea convertir los seis meses que le quedan en los mejores de su vida. Para conseguirlo, su designio es claro: matar a sus peores enemigos. Así, con movimientos calculados, sabiendo que juega una partida sin marcha atrás, trama, uno por uno, cinco asesinatos. Un crítico mordaz, un escritor fracasado, un periodista envanecido, un editor ladrón y una mujer misteriosa son los enemigos que Javier Garcés quiere aniquilar antes de morir. Todos ellos han conspirado contra él, contra su obra. Por eso, lo que busca no es una venganza ni puede ser un acto de justicia; es, más precisamente, un gesto estético, una extirpación de la fealdad, una reivindicación de la belleza. En "El escritor sale a matar", primera entrega de la trilogía "Morirás mañana", tras los sanguinarios pero también divertidos crímenes que planea su protagonista, se descubre esa instancia a menudo detestable que es la literatura, o más bien el sistema que la representa, con sus comentaristas, sus editores, sus agentes, sus autores y, pieza fundamental, sus lectores. Enredado entre el amor y el odio por ella, el escritor desea, ante todo, restituirle su simple, entrañable, condición de arte.

1 críticas de los lectores

7

La novela es la primera entrega de la trilogía “Morirás mañana”, aunque se puede leer de manera independiente perfectamente. Está narrado en primera persona por Javier Garcés, un exitoso escritor de casi cincuenta años al que le han comunicado que le quedan menos de seis meses de vida, y que decide acabar con la vida de sus cinco peores enemigos. A lo largo del libro nos cuenta cómo va planificando cada asesinato y su ejecución. La novela está ambientada en Lima y el autor hace una crítica feroz al sector literario, al mundo periodístico, a la policía… no deja títere con cabeza. Aunque en ocasiones es bastante repetitivo, e insiste una y otra vez en los mismos argumentos, me ha parecido original y divertido. Su prosa es sencilla, ágil, directa, abunda el lenguaje soez, tiene un sentido del humor muy corrosivo y es políticamente incorrecta. Se trata de una lectura distinta, entretenida y muy recomendable si todo lo anterior no te molesta.

hace 5 años