Nota media 7,2 Muy bueno 5 votos 2 críticas

Resumen

Quieto cubre siete años en la vida de nuestro hijo Lluís Serra Pablo, alias Llullu, que nació con una grave encefalopatía, escribe el autor. La terminología médica dice «encefalopatía no filiada» el lenguaje popular «parálisis cerebral» y el lenguaje administrativo «discapacitado con grado de disminución del 85%». En casa, todas estas etiquetas cuentan poco. Lluís es nuestro segundo hijo. En Quieto he buscado explicar el ambivalente estado emocional que provoca tener un hijo que no progresa adecuadamente. Me ha parecido que la mejor manera de hacerlo era rescatar escenas fijadas en la memoria. Dorian Gray vendió su alma al diablo para poder ser, más que inmortal, invariable, mientras los estragos del tiempo iban modificando el retrato que había escondido en el sótano. Aquí se invierte el proceso. Nuestro hijo y todos los que son como él actúan de espejos. Todos los que nos miramos en ellos envejecemos de un modo distinto. Si Dorian Gray hubiese conocido a un Llullu habría aprendido a mirar en vez de querer ser mirado. A envejecer.

2 críticas de los lectores

6

En el libro nos cuenta anédoctas que le han ocurrido tanto en Barcelona, como en distintas ciudades del mundo donde han viajado siempre con sus dos hijos. Unas con sentido del humor, otras las lees con indignación, como lo que les ocurre en un restarurante en Génova, o su pelea diaria con los coches que ocupan el lugar del vehículo que recoge a Llullu por las mañanas. Ves el peregrinaje de unos padres a cualquier médico que pueda contarles qué le ocurre realmente a su hijo y cómo se puede curar. Ves a unos padres que después de tanta visita al hospital se sienten felices cuando su hija tiene un grave problema de oído porque saben que a pesar de la gravedad, eso tiene solución, algo que nunca encuentran para su hijo.

hace 10 años
8

No es un libro con una trama espectacular, ni es un libro que deje sin dormir porque no puedes dejar de leerlo... pero sí que es un libro que te hacer reir, te hace llorar, te hace emocionar, te hace valorar pequeños detalles... Es la VIDA.

hace 11 años